JOSÉPHINE BAKER: ARTISTA Y LUCHADORA DE LA RESISTENCIA Y AHORA HONRADA EN EL PANTEON DE FRANCIA

Artista, animadora, luchadora de la resistencia y activista contra el racismo: las hazañas de Joséphine Baker la hacen verdaderamente digna del estatus de heroína.

PictureLux / The Hollywood Archive / Alamy

Clare Church, Aberystwyth University

En plena Segunda Guerra Mundial cerca de la inmensidad del desierto del Sahara, subió a un escenario una mujer, era Joséphine Baker, su telón de fondo era un cielo de medianoche, pintado con estrellas. Una multitud de soldados aliados estacionados en el norte de África se reunieron para deleitarse con la artista de renombre mundial. Para gran disfrute de la tropa, Baker cantó una de sus canciones más famosas: J’ai Deux amours o «Tengo dos amores». El primero fue su país, Estados Unidos, donde nació y se crio, y el segundo su hogar recién adoptado, París.

Después de más de 75 años de esta actuación predestinada, uno de estos dos países ha optado por otorgar a Baker un honor del más alto grado. Emmanuel Macron ha anunciado que Baker será conmemorada en el Panteón de París el 30 de noviembre. El entierro en el Panteón es una distinción reservada solo para los más grandes héroes nacionales de Francia, entre ellos Jean-Jacques Rousseau, Victor Hugo y Marie Curie.

El lugar de descanso final de un héroe

El Panteón se inspira en la antigua Grecia. El nombre deriva directamente de las palabras griegas pan que significa «todos» y theos que significa «dioses», que denota un lugar sagrado de descanso final. El internamiento en la gran cripta se concede sólo a aquellos ídolos que han «moldeado la identidad nacional de Francia», y su entierro debe ser aprobado por el presidente.

Joséphine Baker será la sexta mujer, primera artista y primera mujer negra en ser honrada en el mausoleo parisino. También estará entre los pocos homenajeados que no nacieron en Francia.

Esta conmemoración se debe en parte a una petición, liderada por la familia y los seguidores de Baker, que han obtenido más de 37,000 firmas en los últimos dos años. Aunque Baker murió en 1975 y está enterrada en Mónaco, la petición afirma que Joséphine Baker merece un lugar en el Panteón.

El Panteón de París.
El Panteón de París. Jerome Labouyrie / Shutterstock

Un comunicado del Elíseo, afirmó que Joséphine Baker es la «encarnación del espíritu francés». Citó sus incansables esfuerzos en la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, así como su arte y compromiso con la lucha contra el racismo. El comunicado continuó que por estas razones, Joséphine “merece el reconocimiento de su tierra natal”.

Cantante, soldado, espía

Nacido en St Louis, Missouri en 1906, Baker se mudó a París a los 19 años. Después de enfrentar el racismo, la segregación y la opresión en los Estados Unidos, Joséphine veía a Francia como un remanso de libertad y nuevos comienzos.

Logró un gran éxito en los cabarets y los salones de música franceses y, a principios de la década de 1930, se rumoreaba que ganaba más dinero que cualquier otro artista de la escena parisina. Cuando estalló la guerra en 1939, Joséphine no dudó en oponerse a la tiranía nazi. Poco después de que los alemanes invadieron Francia, Jacques Abtey, jefe de la inteligencia contramilitar francesa, le preguntó si se uniría oficialmente a la creciente resistencia. En respuesta, Baker golpeó su corazón con un puño cerrado, declarando : «Estoy lista, capitán, para dar mi vida por Francia».

Durante la Segunda Guerra Mundial, Baker sirvió a la resistencia francesa de todas las formas que sabía. En particular, dio refugio a refugiados belgas y combatientes de la resistencia en su residencia, el Chateau des Milandes. Poco después, sin embargo, los ocupantes nazis se acercaron a su casa , sospechando que estaba almacenando armas. Aunque Joséphine logró encantar a los oficiales para que abandonaran su castillo sin registrarlo, reconoció que sus días en la Francia ocupada estaban contados.

Espía de gira

Su viaje con la resistencia continuaría en el extranjero bajo la apariencia de una gira europea, acompañada por Abtey, quien se hizo pasar por su asistente. Mientras viajaba, Baker recibió numerosas invitaciones a fastuosas fiestas diplomáticas. Asistiría a todos los eventos, escuchando información que pudiera ayudar a la resistencia. Transmitió toda la información a las fuerzas francesas libres, colocando notas en su ropa y escribiendo mensajes con tinta invisible en su partitura.

Josephine Baker bailando.
Espía de gira. ZUMA Press, Inc. / Alamy

Curiosamente, en octubre de 1942, se informó de la muerte de Joséphine Baker en Portugal. Los titulares de los periódicos de todo el mundo lloraron a la cantante y animadora, sospechosa de haber sucumbido a la tuberculosis en la pobreza. Incluso Langston Hughes, el poeta y dramaturgo estadounidense, escribió un sincero obituario para Baker en el Chicago Defender.

Pero mientras Joséphine Baker estaba gravemente enferma, todavía estaba muy viva , aunque en Marruecos. A principios de 1941, Baker había viajado al norte de África, donde enfrentó graves complicaciones a causa de una histerectomía de emergencia.

Estuvo recuperándose en una clínica privada en Casablanca desde junio de 1941 hasta diciembre de 1942, mientras utilizaba su cama de convaleciente como punto de encuentro para los miembros de la resistencia francesa. Cuando Baker escuchó la noticia de su prematura muerte, supuestamente respondió : «Estoy demasiado ocupada para morir».

Y ciertamente, estaba ocupada, cuando no estaba reclutando miembros para la resistencia o transmitiendo mensajes secretos, Joséphine actuaba para las tropas aliadas estacionadas en el norte de África. Su objetivo era elevar la moral de todas las tropas, independientemente del color de su piel. Por estas actuaciones, se negó a cobrar. Y aunque todavía estaba frágil por su enfermedad, su voz nunca vaciló .

Por todos estos esfuerzos, Baker fue nombrada teniente en el Auxiliaire Feminine , el auxiliar aéreo de mujeres en Francia. También recibió la Croix de Chevalier de la Legion du Honneur , la Croix de Guerre y la Roseta de la resistencia .

Tras el final de la guerra en 1945, Baker regresó a su hogar en Francia, pero también hizo frecuentes viajes a los Estados Unidos, donde luchó activamente por los derechos civiles de los afroamericanos.

Artista, animadora, luchadora de la resistencia y activista contra el racismo: las hazañas de Joséphine Baker la hacen verdaderamente digna del estatus de heroína. Harold Cruse, un académico de estudios afroamericanos, estaba entre el público esa noche estrellada en el norte de África, estacionado con las fuerzas aliadas. Al ver su actuación, Cruse escribió :

Lo que canta, lo que dice con palabras, lo que expresa en movimiento de cuerpo, en movimientos de danza y pantomima, constituye un arte de tal magnificencia e individualidad que no basta con hablar de ello. Ella debe ser vista.

Con la conmemoración de Joséphine Baker en el lugar de enterramiento más honrado de Francia, el deseo de Cruse puede hacerse realidad. Los fanáticos acudirán en masa para admirar a esta artista indomable una vez más y se celebrará todo lo que contribuyó al arte y la cultura, así como a Francia.


Si te interesa la vida de otras Mujeres Prosigo, te animamos a seguir leyendo LYN SLATER, INFLUENCER A LOS 65

  • Últimas Publicaciones

  • Redes Sociales

  • Categorías

  • Compre tráfico para su sitio web