MARY POPPINS: LA HISTORIA DE SAVING MR. BANKS

Cuando las hijas de Walt Disney eran pequeñas, les encantaba un pequeño libro sobre una niñera mágica llamada Mary Poppins. Su padre les prometió que algún día haría una película con su historia y, 20 años después, la hizo. Pero no fue una tarea fácil. De esto trata la película «Saving Mr. Banks», traducida como «Al encuentro del señor Banks». (En fin, nada como verla en versión original.).

Volviendo al tema, no sólo no fue fácil, sino que requirió de mucho tiempo y paciencia. El propio Walt Disney en persona necesitó 16 años de trabajo, convicción y persuasión para que la autora P.L. Travers accediera a dejarle hacer una de las películas más famosas de su carrera. Un ejercicio de paciencia que no había hecho más que empezar.

Trailer de Salvando al Sr. Banks

Saving Mr. Banks es, por tanto, una película sobre la realización de una película, en la que el propio Walt Disney (interpretado por Tom Hanks) es un personaje principal, junto a P. L. Travers, el creador de Mary Poppins, interpretado con fogosidad por Emma Thompson. Si bien la película se estrenó en 2013, ahora está disponible en plataformas como Netflix y merece la pena verla.

La Sra. Travers, como ella obliga a que la llamen, pese a los intentos de Disney de utilizar el nombre de pila, es una londinense almidonada y gruñona cuyos libros han dejado de venderse, a punto de caer en la ruina y perder su casa, acercándose a los 60. A instancias de su agente accede a la insistencia de Disney, toma un vuelo en primera clase a Los Ángeles, para alojarse en una suite en el Hotel Beverly Hills, y repentinamente entra en contacto con el mundo del cine. Pero nada de esta hospitalidad del sur de California – o la amabilidad de su chofer (Paul Giamatti) – derrite la determinación de la Sra. Travers de proteger su creación de los caprichos de Disney. «No quiero que se convierta en una de tus tontas caricaturas», le previene. Walt, que es como le gusta que le llamen a Disney, consciente de que aún no tiene los derechos de «Mary Poppins», le concede la aprobación del guión.

A partir de este momento, según se relata en Saving Mr. Banks, se inicia una tormentosa relación con el equipo creativo, especialmente con el guionista Don DaGradi (Bradley Whitford) y con el equipo de compositores de Richard y Robert Sherman (Jason Schwartzman y B. J. Novak) con objeciones sobre todo, desde el casting y el vestuario hasta la gramática del guión… Pero un día, cuando el proyecto parecía hundirse, su corazón se ablanda, el guión entra en racha, y Travers firma su aprobación. Si quieren saber porqué tendrán que verla, y es una buena opción para estas Navidades.

Andrews – Disney – Travers en el estreno de Saving Mr. Banks

¿Qué sucedió en realidad?

A pesar de la foto de arriba de la Sra. Travers sonriendo con Walt y Julie Andrews en el estreno de la película, ella lloró amargamente cuando todo terminó, sintiendo que sus personajes e ideas habían sido masacrados.
Si bien es cierto que habían llegado a un acuerdo sobre el guión, cuando Travers vió el primer pase de la película le preguntó a Walt, «¿cuándo empezamos a cortarla?» Pero Disney se negó rotundamente, le explicó que tenía la aprobación del guión y no accedió a hablar de cambios.

Ella juró que mientras estuviera viva, Disney nunca volvería a profanar a su amada Mary Poppins. Y se mantuvo firme, incluso tras su muerte: La última voluntad y testamento de Travers prohibía específicamente que, en caso de hacerse un espectáculo musical, participaran los hermanos Sherman, así como cualquier profesional que hubiera estado en la producción de la película. Asimismo, dejó escrito que sólo se podía encargarse la adaptación a escritores nacidos en Inglaterra.

Quizá Travers tenía razón al sospechar que Hollywood -y, especialmente, Disney- nunca podría mostrar nada parecido a la vida íntima tal como ella la conocía. Pero, al mismo tiempo, disfrutamos tanto cantando supercalifragilisticoespialidoso.

Fuente: Disney

Reconocimientos de Saving Mr. Banks

  • Últimos artículos

  • Redes Sociales